SOMOS HIJAS DE LAS BRUJAS QUE NO PUDISTE QUEMAR

El tesoro de Lilith

Hoy he tenido un sueño, me he despertado llorando, a veces duele recordar pero a mi me gusta, prefiero vivir sabiendo que morir durmiendo.

Debía de ser hace mucho tiempo, quizás durante la época medieval, vestía harapos y todas las construcciones a mi alrededor eran de piedra. Yo gritaba a un hombre montado en un caballo, él me miraba despreciándome, sin muchas palabras, con otros de su cuadrilla también montados en caballo me rodeaban, yo miraba a mi pueblo, ya casi no quedaban hombres que me pudieran proteger, todos habían muerto y las mujeres, con hijos en las manos no querían arriesgarse, demasiados han muerto ya…

Me clavan una lanza con cuatro dientes en el vientre y arrastrándome por el suelo él grita que si hay alguien más que quiera hablar que lo haga ahora, o que calle para siempre.

Todos callaron, demasiados han muerto ya…

Ver la entrada original 536 palabras más